Impromtus

Eugenio Gil Gil - Notario 52 de Bogotá

Impromtus

Eugenio Gil Gil - Notario 52 de Bogotá

Solidaridad en tiempos de pandemia

Eugenio Gil Gil, Abogado, Especialista en Economía de la Universidad de Los Andes.

Publicado en Ámbito Jurídico, abril 2 de 2020: https://www.ambitojuridico.com/noticias/analisis/laboral-y-seguridad-social/solidaridad-y-pandemia-las-pymes-y-la-cuarentena

 

    Mucho se ha dicho acerca los graves problemas que la pandemia ha desatado en nuestra economía. Se profieren actos gubernamentales de distinto orden, pero pocas soluciones han sido efectivas para prevenir una masacre laboral y la inminente extinción de un gran número de pequeñas y medianas empresas, que soportan en gran medida el empleo en Colombia. La vida y la salud han sido afortunadamente priorizadas por el Gobierno, pero el confinamiento obligado ha conllevado una parálisis generalizada de la economía. De allí que la prudencia del equipo económico del Presidente no es, en esta ocasión, buena consejera, porque las acciones de choque que la situación exige no dan espera. El estado de excepción le permite al Gobierno tomarlas, haciendo a un lado la ortodoxia económica. No son la regla fiscal, ni la inflación objetivo, las herramientas apropiadas. Por ello se impone la heterodoxia. ¡Es el empleo…! Pero lo que menos puede hacer el Gobierno en esta crisis es dejar la solución de los problemas a la solidaridad de los agentes económicos, como manifestación del buen sentir de los colombianos, frase cliché que no va a mover los corazones de los banqueros, ni los de los arrendadores, que tienen una posición dominante en sus mercados.

    En economía, el corazón debe callar cuando habla la razón. Pedir a los deudores del sector financiero que acuerden con sus bancos los alivios, o a los arrendatarios que renegocien los contratos con sus arrendadores, es enviar nuevamente al cordero a su inmolación, pero esta vez la deuda no será perdonada y la expiación habrá de ser más dolorosa. El “espíritu de solidaridad” sólo es posible en sociedades que han alcanzado un alto grado de cohesión social. Los nórdicos la tienen, gracias al inmenso nivel de confianza entre sus ciudadanos, que va de la mano de un bajísimo grado de desigualdad. Según la OCDE el 96% de los daneses afirma “conocer a alguien a quien acudir en caso de dificultades”. La participación en sus elecciones se acerca al 87%. ¡Confían hasta en los políticos! El altruismo es “endémico”. Claro, allá es Dinamarca... Acá es Cundinamarca. La desconfianza y la falta de solidaridad de los colombianos anidan en la ruptura del tejido social, por nuestras aberrantes desigualdades.

    Ahora bien, la crisis económica de las pequeñas y medianas empresas requiere soluciones gubernamentales directas, apoyadas en el artículo 334 de la Constitución, que le confiere al Estado poder de intervención “... para racionalizar la economía con el fin de conseguir… el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes”, y “…para dar pleno empleo a los recursos humanos y asegurar, de manera progresiva, que todas las personas, en particular las de menores ingresos, tengan acceso efectivo al conjunto de los bienes y servicios básicos”. Así que pretender que las pymes acudan a sus banqueros para que les suministren líneas de crédito de emergencia, sin o a muy bajos intereses, con plazos de gracia racionales, es un chiste cruel. El homo economicus en un régimen de mercado tiene un claro objetivo: ¡Maximizar sus beneficios!, y la banca no es entidad de beneficencia, ni puede feriar dineros de sus ahorradores. Los locales de las pymes, sean arrendados o propios, consumen gran porción de sus ingresos, que hoy no están generando. El pago de las nóminas no puede aplazarse, y todo el esfuerzo invertido en la creación de su empresa se irá por la borda cuando se vea forzado al cierre.

    Otros países han actuado. Italia: Moratoria de todas las hipotecas, hasta 18 meses. Sin acudir al banco y con las mismas condiciones crediticias actuales. Suspendió el pago de seguridad social a las pymes y puso en la mesa € 350.000 millones (M) para ayudas. España: Moratoria de 6 meses para impuestos a pymes e inyectó €200.000M. Alemania dispuso liquidez ilimitada para las medianas empresas. Esto nunca se lo había imaginado nadie. No hay límites para el Gobierno, porque se trata de salvar los empleos. Francia: €345.000M que se pueden usar para reducir la jornada de trabajo. Chile: US$11.750M para, entre otras finalidades, proteger los ingresos familiares y la conservación de los puestos de trabajo. US$ 500 millones para financiamiento de las personas naturales y las pymes. Brasil: US$2.000 millones en “Programa Antidesempleo”.

    Colombia ha fondeado a la banca, pero ¿será que ese dinero irriga a las pequeñas y medianas empresas? Nada se ha dicho de la obligación de flexibilizar requisitos y agilizar los tiempos de respuesta al pequeño empresario, que se ve agobiado siempre ante la maraña de condiciones y termina en la puerta del infierno, donde va a encontrar un letrero como el de la Divina Comedia: ¡Perded toda esperanza los que aquí entráis! Hay que asumir medidas inéditas y dictar reglas imperativas, de lo contrario esa platica solo benefiará a algunas entidades financieras que aprovecharán para "encajarse" y hacer jugosos negocios. Hemos entrado a una dimensión desconocida y ningún libro de economía trae el secreto de la panacea.

   La inteligencia de los asesores gubernamentales tampoco requiere de mucha imaginación y deberán explorar ideas novedosas. El confinamiento de los empleados ha servido para que el empresario declare vacaciones colectivas o anticipadas, manteniendo los puestos de trabajo. Pero el 13 de abril, seguramente se prolongará la cuarentena. Las pymes tendrán que suspender los contratos por fuerza mayor, o darlos por terminados unilateralmente con indemnización, medidas extremas que perjudican al trabajador en mayor medida, en tanto agrega una tragedia más, ante la falta de un seguro de desempleo.

    El Gobierno ha dejado en hombros de los empresarios toda la carga económica de la crisis. Vacaciones, o suspensión y terminación de contratos significan pérdidas por cierre de las actividades. El Ministro de Trabajo advierte que no autorizará despidos colectivos, para defender a los trabajadores y eso está bien, pero nadie está obligado a lo imposible. La suspensión por fuerza mayor no exige autorización administrativa, y a la postre el costo de poner en funcionamiento la jurisdicción será más alto para todos, porque la masacre laboral será inimaginable. Las alternativas de solución tienen que ser propositivas y el Estado debe hacerse corresponsable y no dejar el soporte de las cargas económicas por la emergencia, exclusivamente, en un sector de la sociedad, desentendiéndose de su papel nuclear de proteger a todos los colombianos, sin discriminación.

    Si el Gobierno le da al Confinamiento general el carácter de medida sanitaria preventiva para evitar el contagio de los trabajadores, entonces la inasistencia del empleado tiene que considerarse como una incapacidad laboral. En el fondo así es, porque el covid-19 es una enfermedad común y activa el sistema de seguridad social en salud. Pero, además, lo que se busca con la cuarentena es precaver un riesgo laboral inminente y generalizado, porque de no incapacitarse preventivamente, puede propagarse la enfermedad, y aquí entran en juego las ARLs. De manera que, con un Decreto de emergencia, podría el Estado repartir las cargas públicas derivadas de la pandemia, salvar los empleos, y dar un respiro a los pequeños y medianos empresarios, de conformidad con el artículo 95 de la Constitución.

    La solidaridad, definida como "apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles", sólo será posible cuando seamos un país menos desigual, con alta cohesión social y gran nivel de confianza.